EL DERECHO A VIVIR EN DEMOCRACIA

La democracia es un derecho de los Pueblos y sus Gobiernos están obligados a promoverlo y defenderlo, esto de acuerdo a la Carta Democrática Interamericana que consagra este derecho como esencial para el desarrollo social, político y económico de los Pueblos de las Américas.

La subordinación constitucional de todas las instituciones del estado a la autoridad civil legalmente constituida y el respeto al estado de derecho de todas las entidades y sectores de la sociedad son fundamentales para la democracia de acuerdo al artículo cuatro de la citada carta democrática interamericana.

Nuestra Constitución Política en sus artículos 158 y 159 determina que las Fuerzas Armadas y Policía Nacional son instituciones de protección de los derechos, libertades y garantías de los ciudadanos y en el caso de la Policía Nacional tiene la responsabilidad de la protección interna y el mantenimiento del orden público. Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional deben cumplir su misión con estricta sujeción al poder civil y la Constitución, serán obedientes y no deliberantes.
La intentona golpista no es tolerable, es repudiable y habla mucho de la cobardía y miseria humana de quienes lo planearon y dirigieron utilizando la mentira, el engaño, la desinformación , el miedo, la división, el caos en la tropa policial y militar; tampoco es justificable el motín e insubordinación para que la Policía Nacional o las Fuerzas Armadas utilicen el armamento, municiones y otros recursos materiales que le fueron confiados para cumplir con su misión de garantizar el orden público, las libertades, la plena vigencia del estado de derecho y el sistema democrático ; no le fueron confiadas las armas para cercar, presionar, tratar de intimidar a un Presidente elegido democráticamente y que cuenta la legitimidad de la confianza y respaldo popular a su gestión; no se les confió las armas para disparar, sembrar el temor, el miedo y asfixiar con bombas al Pueblo con el objetivo de callar su voz e intentar doblegar su férrea voluntad soberana de defender la democracia y el proyecto político que eligió y se construye en el país.

En el Ecuador de hoy, los Ciudadanos y Ciudadanas defendemos la democracia y también promovemos intensamente que este concepto esté más cercano a su esencia (poder del Pueblo, con el Pueblo y Para el Pueblo) e impulsamos democráticamente y dentro de las restricciones existentes en los sistemas actuales, que se instalen en todos los niveles de gobierno e instituciones mecanismos de democracia participativa, directa y de representación; Que no se manipule el sufragio popular, que sea expresión de la soberanía y poder del Pueblo y que exista real participación en los asuntos públicos mediante asambleas, concejos, cabildos o consultas como expresión clara que se gobierna con el Pueblo y para el Pueblo.

Se ha hecho daño a la sociedad ecuatoriana, se lesionó la institucionalidad, se intentó despojarnos del derecho que tenemos como Pueblo a vivir en democracia y ante las lesiones causadas a este bien jurídico no cabe la amnistía, exigimos las investigaciones para sancionar a los responsables de los acontecimientos del 30 de septiembre del 2010 que dejó muertos y heridos del pueblo uniformado y civil. También es necesaria la sanción moral y política por parte de la ciudadanía para cada uno de los “personajes” que mantienen un silencio sospechoso o a favor de la revuelta o peor aun justifican el golpe frustrado con sus declaraciones engañosas. Es necesaria la revisión de la Policía Nacional y las fuerzas Armadas, de la capacitación, sistema de valores, disciplina, control e inteligencia en la perspectiva de la defensa del sistema democrático y sujeción al poder civil de acuerdo a la constitución.

A la humanidad y al concierto de las naciones le ha costado mucho pasar de la ley del más fuerte a la necesidad y decisión de contar con un sistema adecuado para la convivencia, la paz y el bienestar de todos y todas, un sistema que sea base fundamental para el desarrollo de los pueblos, un estado de derecho, un sistema democrático y es en esta perspectiva que se dio una impresionante e inmediata reacción de la Comunidad internacional, de la Organización de Estados Americanos, de los Presidentes de la Unión de Naciones del Sur repudiando y condenando el uso de la fuerza y la intentona golpista en nuestro país; Son otros los mecanismos que corresponden a los uniformados para lograr sus reivindicaciones o superar sus inconformidades y los políticos de oposición pueden impulsar la revocatoria del mandato del Presidente para que sea el Pueblo el que decida y no mediante el uso de la fuerza. El derecho a vivir en democracia es a la conclusión a la que hemos arribado los demócratas y los Pueblos después de miles de años de civilización.
Damasio Santos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por qué mataron a Alfaro

Eloy Alfaro,Rumbo a la hoguera bárbara. Pedro Montero asesinado en Guayaquil