LA SILLA VACÍA

Por: Damasio Santos *


¿Cuanto sabe Ud. de los asuntos de su municipio? ¿Conoce sobre su presupuesto para el año 2009, sus ingresos, sus gastos, las prioridades? ¿Qué obras y proyectos se ejecutarán? ¿Qué pasa con las ordenanzas, las tarifas, las reuniones del cabildo?, ¿Los Servicios que provee son evaluados por la comunidad, cuales faltan… y la calidad de estos? ¿Se organizan audiencias públicas? ¿El Alcalde invita a los dirigentes de organizaciones sociales o representantes de su comunidad o barrio para tratar asuntos importantes para el cantón? ¿Las parroquias rurales son atendidas?

Dependiendo de sus respuestas a estas interrogantes podríamos establecer el nivel de información, concertación o control social que promueve su municipio. Conoceríamos si su municipio tiene o no un modelo de participación ciudadana; pero sobre todo, nos permite saber el grado de interés, participación y compromiso que Ud tiene frente a los asuntos de la comunidad.

Muchos ciudadanos y ciudadanas después de depositar su voto para elegir a su alcalde y concejales establecen distancia y se olvidan de los asuntos del cantón, dejando única y exclusivamente a las autoridades la resolución de todos los asuntos y problemas de su comunidad, el lema para ellos es “que trabajen, para eso los elegimos“, otros queremos ejercer una ciudadanía efectiva con el lema “participemos, el municipio lo hacemos todos”.
Por otro lado la mayoría de alcaldes también establecen distancia entre sus votantes y la gestión que realizan; se centran en la imagen que proyectan y el nivel de aceptación o popularidad que miden. La falta de ubicación del componente como eje transversal, factor clave de la gestión y como una de las condiciones centrales para el buen gobierno local; hace que no todas las entidadesciudadanía, esta aparece como “la última rueda del coche”.

La preocupación sobre el tema se incrementa cuando la nueva constitución dicta en su artículo 101 que “Las sesiones de los gobiernos autónomos descentralizados serán públicas, y en ellas existirá la silla vacía que ocupará una representante o un representante ciudadano en función de los temas a tratarse, con el propósito de participar en su debate y en la toma de decisiones”

Algunos municipios que cuentan con mecanismos claros de participación, elaboran sus presupuestos de manera participativa, abordan sus asuntos en cabildos ampliados o asambleas cantonales, identifican y priorizan proyectos mediante talleres, conocen la rendición de cuentas del Alcalde y Concejo por medios informativos, involucran en la gestión a los ciudadanos y ciudadanas en mesas de trabajo, solucionan sus diferencias mediante el dialogo y métodos consensuados pueden cumplir desde ya con la disposición constitucional , pero muchos otros deben superar sus miedos e iniciar el camino del buen gobierno local.

Necesitamos la ley de Participación Ciudadana que regule la Silla Vacía y otros aspectos del tema.
Una Silla Vacía para las sesiones ¿Quién la ocupará? ¿Cómo se elige a quien ocupe la silla?

¿Esta Ud dispuesto a ocupar la silla vacía? Es importante su opinión, participe!

* Sociólogo,
Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas,
Master en Gerencia de Proyectos Sociales,
Técnico del BEDE en Asistencia Técnica a Municipios en Participación Ciudadana

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por qué mataron a Alfaro

Eloy Alfaro,Rumbo a la hoguera bárbara. Pedro Montero asesinado en Guayaquil

EL DERECHO A VIVIR EN DEMOCRACIA